3/10/17

la importancia del desayuno en la prevención de la enfermedad cardiovascular


fuente:
Madrid+D
Desayunar poco o nada, menos 5% de las calorías diarias recomendadas, es decir, el equivalente a menos de 100 calorías/desayuno para una dieta de 2.000 calorías por día, duplica el riesgo de lesiones ateroscleróticas independientemente de la presencia de los factores de riesgo tradicionales para la enfermedad cardiovascular, como el tabaco, el colesterol elevado, sedentarismo, etc.
Estos resultados del estudio Progression and Early Detection of Atherosclerosis (PESA), una investigación que lleva a cabo el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) en colaboración con el Banco Santander, se publican en The Journal of American College of Cardiology (JACC), y no solo confirman el importante papel del desayuno sobre la salud cardiovascular, sino que sugieren que saltarse el desayuno podría servir como marcador de hábitos alimenticios y de un estilo de vida poco saludables.
El PESA-CNIC-Santander es un estudio prospectivo de cohortes en el que más de 4.000 individuos de edad intermedia son controlados a largo plazo gracias al empleo de las técnicas de imagen más innovadoras y cuya finalidad principal es caracterizar la prevalencia y la tasa de progresión de las lesiones ateroscleróticas latentes (llamadas "subclínicas" porque no han dado ningún síntoma) y estudiar su asociación con factores moleculares y ambientales, incluyendo los hábitos alimentarios, la actividad física, los biorritmos, las características psicosociales y la exposición a contaminantes ambientales. A edades tempranas, las placas ateroscleróticas (acumulación de grasas en las paredes de las arterias dentro del proceso llamado aterosclerosis) ya empiezan a desarrollarse, aunque no haya síntomas (aterosclerosis subclínica).
Se sabe que el desayuno tiene un impacto significativo en la salud cardiovascular. Ahora, los datos obtenidos del PESA, proyecto liderado por el Dr. Valentín Fuster, Director General del CNIC, y que ha evaluado tres patrones de desayuno en relación con la presencia de placas ateroscleróticas en individuos asintomáticos, sugieren que saltarse el desayuno es un marcador de un comportamiento alimenticio global poco saludable que está asociado con una mayor prevalencia de aterosclerosis generalizada.
ATEROSCLEROSIS SUBCLÍNICA
El objetivo de este estudio ha sido caracterizar la asociación entre diferentes patrones de desayuno y los factores de riesgo cardiovasculares, y, en particular, si saltarse el desayuno normal se asocia con aterosclerosis subclínica. Para ello se analizó la presencia de placas ateroscleróticas en diferentes regiones: arterias carótidas y femorales, aorta y coronarias, en una población sin antecedentes de enfermedad cardiovascular.
En este trabajo, el 20% de los participantes tomaba un desayuno con alto valor energético (20% de las calorías diarias), el 70% un desayuno de bajo valor energético (entre 5 y 20% de las calorías diarias), y un 3% desayunaba muy poco o nada.
Gracias a los estudios con tecnología de ultrasonido (ecografía) vascular, los investigadores han observado una presencia más elevada, de hasta 1,5 veces, en el número de placas ateroscleróticas y una afectación en varias regiones de hasta 2,5 veces mayor en el grupo que se 'saltaba' el desayuno comparado con el que tomaba un desayuno más energético, independientemente de la presencia de factores de riesgo cardiovascular y hábitos de vida poco saludables, explica la Dra. Irina Uzhova, investigadora del CNIC y primera autora del trabajo.
Hasta la fecha algunos estudios poblacionales han demostrado que desayunar bien está relacionado con menor peso, una dieta más saludable y un menor riesgo de desarrollar factores de riesgo cardiovascular como colesterol elevado, hipertensión o diabetes. Asimismo, se sabe que ciertos factores asociados con el desarrollo de las enfermedades cardiovasculares como diabetes, obesidad, hipertensión y dislipidemia son modificables mediante cambios en el estilo de vida. Por ello, la dieta, incluyendo tanto la calidad nutricional como los patrones de alimentación adquiridos, constituye un objetivo principal de las estrategias de prevención de enfermedades cardiovasculares.
El Dr. José Luis Peñalvo, autor de este trabajo, explica que es el primer estudio que evidencia de forma directa la asociación entre diferentes patrones de desayuno con la presencia de lesiones ateroscleróticas visualizadas por métodos no invasivos como la tecnología de ultrasonido vascular. Según el también autor de este estudio y experto en nutrigenómica del CNIC, el Dr. José María Ordovás, los análisis sugieren que 'saltarse' el desayuno podría ser un verdadero marcador o incluso un factor de riesgo para estas fases iniciales de la enfermedad aterosclerótica, cuyo mecanismo de acción habrá que investigar. "Necesitamos marcadores de riesgo más precoces y precisos en las fases iniciales de la enfermedad aterosclerótica que nos permitan mejorar la prevención en el riesgo de sufrir un infarto, un ictus o muerte súbita. Y los resultados de este trabajo contribuyen definitivamente a ello", comenta el Dr. Antonio Fernández-Ortiz, investigador del CNIC y coordinador científico del estudio PESA.
En este sentido, el Dr. Fuster, investigador principal del estudio PESA y Director General del CNIC, considera que la apuesta del grupo Santander y del CNIC por un proyecto científico como el PESA constituye un modelo a seguir en el mundo científico y empresarial. "La contribución al conocimiento científico y a la salud de la población en general de este estudio es de un valor incalculable", subraya.
Por otro lado, el Dr. José María Mendiguren, Director de Servicios Médicos de Banco Santander y también autor del estudio, señala que proyectos como el PESA colocan definitivamente al Grupo Santander en una posición de liderazgo en Responsabilidad Social Corporativa por su contribución a la generación de conocimiento en un ámbito tan importante como es la salud cardiovascular.
PESA
El estudio PESA CNIC-Santander, que comenzó en 2010, pretende avanzar en el conocimiento de la progresión de la enfermedad cardiovascular subclínica, para mejorar la prevención de la que continúa siendo la primera causa de mortalidad en España y en el mundo, y lleva asociado un enorme coste personal y económico. La investigación, cofinanciada por el Banco de Santander y CNIC, se inscribe dentro de una serie de grandes estudios internacionales, como el High Risk Plaque (HRP) o el estudio Multi-ethnic Study of Atherosclerosis (MESA), ambos en EE.UU., que tratan de mejorar la capacidad de diagnosticar y prevenir la enfermedad cardiovascular.

27/8/17

Abuelos, No canguros



Malestar de los abuelos

En enero de este año, el diario El País publicó un artículo titulado “Tú con tu abuela, yo a trabajar” (1), que recogía el malestar de muchos abuelos por tener que cuidar de sus nietos más tiempo del que les corresponde. Porque una cosa es ayudar y otra muy diferente es ser “canguros”, dicen algunos. A finales de noviembre, el estudio “Abuelas y abuelos… para todo”, realizado por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) y la Obra Social Caja Madrid, volvía a hacerse eco de la preocupación y el cansancio de muchos de ellos, a menudo convertidos en cuidadores exclusivos de los más pequeños.
Las dos publicaciones reflejan una realidad que viene respaldada por cifras. Según datos del IMSERSO, más de un 50 por ciento de los abuelos cuida de sus nietos casi todos los días y el 45 por ciento lo hace casi todas las semanas. De manera que en muchas familias los abuelos han debido abandonar su pretensión de “malcriar” para ser educadores. Y a muchos la tarea los desborda.
Así lo evidencia el estudio de la FAD y la Obra Social Caja Madrid, cuya principal conclusión es que “los abuelos españoles se sienten divididos entre el disfrute que les produce poder pasar tiempo con sus nietos y el agobio que supone una excesiva responsabilidad en su cuidado y educación”. Esto es especialmente cierto en las familias de bajos recursos, a las que pagar una guardería o contratar a una niñera les resulta un gasto inafrontable. En consecuencia, recurren exclusivamente a los abuelos, que, según revela el estudio, llegan a sentirse “abusados” y “utilizados”. Y no es para menos, puesto que a muchos les toca recoger al niño (o a los niños) del colegio, darle de merendar, ayudarle a hacer los deberes, llevarle a kárate, inglés, natación, etc.
La desprotección social es uno de los principales motivos por los que muchos “yayos” se convierten en cuidadores de los nietos. Pero no es el único.
La médica psicoanalista Claudia Borensztejn alude a “la responsabilidad que se sigue sintiendo con los hijos, que, en ocasiones, puede convertirse en una obligación hacia ellos”. Otras veces, son los propios abuelos los que se sobrecargan para sentirse útiles o acompañados. Pero entonces corren el riesgo de “hacer de la relación con el niño una necesidad”, alerta la terapeuta.

Disfrutar de la “abuelidad”

Borensztejn, que es abuela de una niña de dos años y medio, introduce un término apenas utilizado en el lenguaje corriente y que sin embargo resulta muy ilustrador: la abuelidad, cuya clave “es el placer y la alegría”. Así que cuando estos dos elementos están ausentes, la abuelidad –como la maternidad o la paternidad– deja de ser satisfactoria.
Ésta es la queja de muchos abuelos, que a menudo renuncian a todo para estar con los nietos y, en consecuencia, dejan de cumplir su labor para ejercer la de padres. Esto representa un problema, no sólo porque significa “saltarse una generación, sino porque pone a los hijos en el lugar de hermanos de sus propios hijos. Por otra parte, si bien “hay abuelos jóvenes que pueden ejercer tareas con energía, muchos otros están mayores”, recuerda la psicoanalista.
A pesar de la edad y de necesitar ellos mismos asistencia en algunos casos,  los abuelos sienten “alegría e ilusión” en compañía de sus nietos, según expresó la mayoría en las discusiones que se organizaron para la investigación “Abuelas y abuelos... para todo”. Para muchos, la relación con los nietos constituye una posibilidad de “reparar” la que se tuvo con los hijos, “en el sentido de ser más cariñosos, más flexibles, más alegres con los nietos de lo que se ha sido con los propios hijos”, opina Borensztejn.
Pero, además, los abuelos son un elemento fundamental: “Nadie puede criar a un hijo en soledad. La madre necesita al padre; los padres, a sus padres; los abuelos, al Estado. Y todos, a todos. Un niño se cría dentro de un contexto donde cada uno cumple su papel”, reflexiona la terapeuta.
Un problema, como se ha dicho anteriormente, es cuando en determinadas circunstancias los papeles se confunden. Otro, el que en la sociedad se dé como un hecho natural que los abuelos se ocupen de los nietos cuando los padres no pueden o no quieren hacerlo. Los tiempos están cambiando y los abuelos –y sobre todo las abuelas­– tienen derecho a liberarse de esa función que tradicionalmente se les ha adjudicado. Al fin y al cabo, han alcanzado una edad en la que, por primera vez, carecen de responsabilidades y gozan de mucho tiempo para invertir en lo que más les plazca. Y es que, como dice Borensztejn, “no hay abuelidad sin libertad”. Por eso, la clave en la relación con los nietos es que éstos “vengan y se vayan, para que el único placer no sea estar con ellos”.
Así que defender el propio lugar, poniendo límites a los hijos si fuera necesario, resulta fundamental para disfrutar de un rol que ha de ser placentero y que no debería ser otro –salvo excepciones– que el de transmitir valores, experiencia y, sobre todo, amor.

Abuelos “reciclados”

Francisco Muñoz García-Vaso es el presidente de la Asociación Abuelas y Abuelos de España (Abuespa), que nació en 2005 con la vocación de que estas personas entiendan cuál es su papel en relación a los nietos y ayudarles a que lo desempeñen lo mejor posible. “Nuestro mayor valor es la experiencia, pero a veces ésta queda obsoleta, de manera que hay que reciclarse para ser útiles”, dice Muñoz, de 72 años.
Para ello, se imparten talleres y cursos gratuitos, con el fin de que los abuelos sepan, por ejemplo, qué sillita debe usarse en el coche, qué alimentos debe comer un niño pequeño o cómo usar Internet. Respecto del abuso en que a veces incurren los padres, el presidente de la asociación dice: “La calidad de vida de hoy es otra y muchos abuelos tenemos vida profesional, social y familiar. Lo que significa que debemos cuidar de los nietos únicamente cuando sea necesario”.
www.asociacionabuelos.es

27/7/17

Feliz día de los abuel@s





El día del abuelo o día de los abuelos es un día conmemorativo dedicado a los abuelos dentro de la familia, complementando al Día de la Madre y al Día del Padre. Esta jornada se celebra solo en algunos países y con diferencias en la denominación, motivación y fecha entre todos ellos. A nivel internacional existe una celebración promovida por la ONU que recuerda a las personas mayores en general: elDía Internacional de las Personas de Edad.
En bastantes países  se ha elegido el 26 de julio para esta celebración, por ser el día en el que la liturgia católica conmemora a san Joaquín y santa Ana, padres de la Virgen María y, por tanto, abuelos de Jesús.

3/4/17

Deporte y Calidad de Vida de nuestros mayores.




Para  mejorar la calidad de vida y envejecimiento de nuestros mayores, debemos garantizar en la medida de lo posible la consecución, mantenimiento y disfrute de las cuatro exigencias que nuestros mayores  lo tienen muy valorado y son: 
  • La autonomía, o la capacidad de afrontar la vida y adoptar decisiones sobre cómo vivir, pudiendo tanto seguir las normas como atender las preferencias personales. 
  • La independencia, o la capacidad de atender las funciones relacionadas con la vida diaria. En suma, la capacidad de vivir en la comunidad de manera propia con poca, o ninguna ayuda de los demás.
  • La calidad de vida, un estado que permite a las personas ‘’percibir su posición en la vida dentro del contexto del sistema cultural y de valores en que vive, y en relación con sus objetivos esperanzas, normas y preocupaciones. Es un concepto de amplio alcance, incorporado de forma compleja a la salud física de las personas, a su estado psicológico, a su nivel de independencia, a sus relaciones sociales, a sus creencias personales y a su relación con las características destacadas de su entorno’’. 
  • La esperanza de vida sana conseguido a través de un modo de forma que el envejecer sea lo más saludable posible. 


Es a través de la actividad física nosotros podemos procurar alcanzar estas exigencias, pero para ello debemos tener en cuenta los cambios que se producen durante la vejez en el plano biológico, psicológico y social.
Una buena actividad física ayuda a la autonomía,  la independencia calidad de vida y por ende vida sana, por eso se sugiere que cada mayor tenga diversas actividades como son paseos, gimnasia acuática para mayores, o algunas disciplinas orientales  que ayudan a  mejorar la resistencia y tono muscular, lo que siempre tendrá una repercusión a nivel integral del cuerpo.

Es necesario siempre acudir a un especialista a fin de que se haga una correcta valoración del estado físico y tener autorización para la practica de algunas disciplinas, o deportes.


21/3/17

La experiencia de cuidar. Gusto por ello y una ayuda mutua.




La experiencia de cuidar al que necesita un poco o una mucha de ayuda en su vida diaria, da mucha satisfacción personal, hoy cuando caminaba con un usuario me decía;  "No todas las personas valen para esto".
Efectivamente no todo el mundo vale para cuidar, todos tenemos habilidades y dones muy personales,  que nos permiten desempeñar una  u otra profesión, pero en el caso que es cuidar a otros en casa, en hospital o en residencia implica una  suma de la paciencia con el gusto de dedicar tiempo a los demás y conocimientos técnicos de gerocultor hara un coctel que da como resultado  grandes y buenos cuidadores.

El sector de cuidados de personas dependientes ha dado mucho trabajo en España durante estos últimos años, se ha ayudado o mejor dicho nos hemos ayudado mutuamente tanto personas que nos contratan como nosotros al ser contratados.


Cuando estoy ayudando a una persona dependiente pienso esto que hago yo no es solo por el, o ella, es también por mi hija, por mi casa e inclusive por mí, una hora o dos se convierte en libros, en comida a veces en ropa y zapatos, otras veces esa hora se convierte incluso en un café o un refresco con ellos mismos.
Me gusta cuidar, cuido con gusto y convencida de que más me ayudan las personas a mí que yo a ellas.

28/2/17

28 de Febrero dia de las enfermedades raras



Desde el año 2008, el 29 de febrero, un día "raro", se conmemora en varios países del mundo el Día mundial de las enfermedades raras. Este día se celebra anualmente, de tal modo que si el año no es bisiesto, las actividades y eventos se realizan el 28 de febrero.

Una enfermedad rara es aquella que afecta a un pequeño número absoluto de personas o a una proporción reducida de la población. Los diversos países y regiones del mundo tienen definiciones legales diferentes.
 En Europa se considera «rara» a una enfermedad que afecta a 1 de cada 2000 personas. 
En EE.UU. se define así a un trastorno o enfermedad que sufren menos de 200 000 personas, mientras que en Japón a la que afecta a menos de 50 000. 
En Taiwán el criterio es que la prevalencia sea de 1: 10 000 
En Australia la cantidad de afectados debe ser menor que 2000 individuos. En cualquier caso, se trata de porcentajes muy bajos de la población (en Europa, por ejemplo, solo 0,05 %), situación que requiere de esfuerzos especiales unificados y de coordinación internacional para poder combatirla.

Existen entre 5 000 y 7 000 enfermedades raras conocidas, la gran mayoría de las cuales son causadas por defectos genéticos, aunque también las hay por efectos de la exposición ambiental durante el embarazo, o después de nacer, frecuentemente en combinación con susceptibilidades genéticas. Se estima además que alrededor de 4 000 de estas enfermedades no tienen tratamientos curativos.

20/2/17

Día mundial del cáncer "el cáncer y decisiones al respecto en adultos mayores"





El día 4 de febrero fue instaurado en el año 2000 como Día Mundial Contra el Cáncer con el objetivo de aumentar la concienciación y movilizar a la sociedad para avanzar en la prevención y control de esta enfermedad

Los adultos mayores y las decisiones sobre el tratamiento contra el cáncer
Las decisiones sobre el tratamiento contra el cáncer en las personas mayores deben realizarse de la misma manera que se realizan para los adultos más jóvenes y no deben concentrarse únicamente en la edad de la persona. Las discusiones y decisiones sobre el tratamiento, tomadas por el equipo de atención médica, el adulto mayor con cáncer y sus familiares, deben basarse en:
Alternativas de tratamiento contra el cáncer para adultos mayores
El tratamiento contra el cáncer puede consistir de una única terapia o de una combinación de varias terapias. Los tratamientos más frecuentes contra el cáncer incluyen la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia. Los cuidados paliativos, también conocidos como cuidados de apoyo, son el uso de tratamientos para aliviar los síntomas de una persona, mejorar su calidad de vida y brindar apoyo a los pacientes y sus familiares. Los cuidados paliativos son una parte importante del tratamiento contra el cáncer en un adulto mayor con cáncer y puede brindarse junto con el tratamiento estándar. Obtenga más información sobre cuidados paliativos y otros tipos de tratamiento contra el cáncer.
Cirugía
En ciertos casos, una cirugía para eliminar el cáncer por completo puede ser una opción. La cirugía también puede usarse para eliminar una parte del cáncer tan grande como sea posible o para dar mayor efectividad a la quimioterapia o la radioterapia. Al igual que las otras alternativas de tratamiento, la cirugía en los adultos mayores supone ciertos riesgos. En algunos casos, dicho riesgo aumenta porque el funcionamiento de diversos órganos y sistemas corporales disminuye con la edad. Antes de optar por una cirugía, deben tenerse en cuenta:
La función cardíaca. La cirugía puede empeorar los problemas cardíacos previos. Dado que las personas mayores pueden presentar cardiopatía y arritmia (latidos irregulares) cuando envejecen y la edad disminuye la capacidad del corazón de tolerar cambios excesivos en la presión, es importante evaluar la función cardíaca antes de realizar una cirugía.
La función renal. Algunos tipos de fármacos son más difíciles de procesar para los riñones. Durante una cirugía, un paciente puede estar expuesto a muchos fármacos y recibir grandes volúmenes de líquidos, lo cual puede provocar problemas en los adultos mayores que tienen problemas renales.
La función hepática. El flujo de sangre hacia el hígado disminuye con la edad, lo cual puede hacer que un adulto mayor tenga mayor riesgo de que se produzca una reacción a un fármaco, en particular a ciertos fármacos que se usan en las cirugías.
La función pulmonar. Como ocurre con otros órganos, los pulmones pierden volumen a medida que uno envejece. Las afecciones crónicas (a largo plazo), como el enfisema (una enfermedad pulmonar que provoca dificultades para respirar) o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC, pérdida de la función pulmonar), ocurren más a menudo en los adultos mayores y pueden complicar la recuperación de la anestesia (un medicamento que se administra antes de la cirugía y durante la misma). La función y la capacidad pulmonares reducidas pueden aumentar el riesgo de tener neumonía luego de la cirugía.
Es importante discutir con su médico los riesgos y los beneficios de la cirugía para tratar el cáncer y si podrían usarse otros tratamientos en lugar de la cirugía. Algunos pacientes pueden requerir pruebas adicionales antes de la cirugía, como análisis de sangre, electrocardiograma  (ECG o EKG),   pruebas de la función pulmonar y radiografías; los pacientes y sus familiares deben tener en cuenta estas pruebas y su preparación al momento de tomar la decisión de realizar o no una cirugía.
Además, se sugiere a los adultos mayores discutir la atención posquirúrgica con su equipo de atención médica antes de decidirse por la cirugía como alternativa de tratamiento. Un geriatra (un médico especializado en la atención de las personas de 65 años o más) puede evaluar a los pacientes que tengan otros problemas médicos importantes antes de la cirugía y discutir los riesgos y beneficios de la cirugía. 
Alta del hospital luego de la cirugía
Los adultos mayores con cáncer pueden tener necesidades adicionales luego de que termine la cirugía y sean enviados a casa o dados de alta del hospital. Deben elaborarse planes para dar el alta antes de la cirugía para garantizar la seguridad del paciente y la función física y emocional en el hogar. Los planes para dar el alta incluyen la identificación de las necesidades del adulto mayor luego de la cirugía para tratar el cáncer a fin de determinar si la persona requerirá alguno de los siguientes servicios de apoyo:
  • Auxiliares de salud a domicilio
  • La visita de un enfermero
  • Terapia física
  • Asistencia social
  • Grupos de apoyo
  • Referencias a recursos comunitarios
Es importante hablar sobre estas cuestiones en detalle antes de someterse a una cirugía para mejorar la probabilidad de una recuperación exitosa.
fuente Cancer.net